junio 15, 2024

Demi Moore: salvaje mirada al cuerpo femenino

CANNES.- La imagen de Demi Moore bañada en sangre que se observa en la película The Substance, de Coralie Fargeat, contrastó con la sesión fotográfica oficial del Festival de Cannes, en la que la protagonista de La sombra del amor posó tiernamente al lado de su perrito Pilaf.

Instantes después, la actriz, quien lució una larga cabellera, apareció en la sala de conferencias junto a la directora y el actor Dennis Quaid para hablar de la cinta ha escandalizado al certamen con sus salvajes y excesivos 140 minutos de duración.

Este proyecto me empujó fuera de mi zona de confort. En el proceso, quedó realmente claro el nivel de vulnerabilidad y crudeza que se requería para contar la historia. Fue una experiencia muy vulnerable y requirió mucha sensibilidad y muchas conversaciones sobre lo que intentábamos conseguir”, añadió la actriz, quien a sus 61 años volvió a realizar escenas de desnudo junto a Margaret Qualley, hija de la actriz Andy MacDowell.

 

 

 

 

 

TE PUEDE INTERESAR: “El mundo necesita otra revolución”: Oliver Stone

 

Fargeat señaló que la violencia en la película era una metáfora de la violencia, emocional y física, que los hombres infligen a las mujeres y que las mujeres se infligen a sí mismas, en su búsqueda de ideales de belleza poco realistas.

No conozco a ninguna mujer que no tenga un trastorno alimentario o alguna otra cosa que haga que cause violencia a sus cuerpos”, mencionó Fargeat, quien precisó que eligió mostrar todo esto en la pantalla de una manera explícita “porque creo que esta violencia es muy extrema”.

La cineasta y su actriz también negaron que La sustancia sea una película feminista en contra de los hombres.

No estamos en contra de los hombres, estamos en contra de los idiotas”, expresó Moore provocando la risa de los medios de comunicación.

Tras la realización de su primer filme de horror sobre una violación (Revenge), Fargeat pone su mirada en el cuerpo femenino, “problemático desde joven, cuando no es perfecto o demasiado grande, y cuando envejece”.

Nuestro cuerpo nos define, genera desigualdades y violencia, también de nuestra propia parte. Estamos llevadas casi obligatoriamente a odiarlo de una manera u otra y podemos convertirnos en nuestro primer instrumento de tortura”, explicó.

La película sigue los pasos de Elizabeth (Moore), una entrenadora en la década de los 50 que un día decide probar un nuevo producto revolucionario basado en la división celular, que crea un alter ego más joven, más bello y más perfecto.

La cinta será estrenada comercialmente este año por Mubi en Estados Unidos y el resto de Latinoamérica, tras lo cual llegará a la plataforma de streaming.

Este año, Moore también figuró como madrina del Trofeo Chopard en Cannes, entregado por la firma suiza a Mike Faist (Desafiantes) y Sophie Wilde (Talk to Me), nada mal para un anhelado regreso que tardó 27 años en suceder, luego de que en 1997 acompañara a su entonces esposo Bruce Willis a la premier mundial de El quinto elemento, de Luc Besson.